Contribution  

Donate using PayPal
Amount:
   
¡Comprar el documental aqui!
QRQ es
   
   

RatingUna nueva señal de caza – el papel de las agencias de rating
Luego la película nos lleva a Italia y a España donde los espectadores aprenderán más acerca de las agencias de rating. Hablamos de grupos privados que dan un valor a la confiabilidad de estados y empresas. Las tres más importantes – Moody's, Standard&Poor's y Fitch – dirigen la intensificación de la crisis de duedas. Apuestas apoyadas por las agencias de rating empujan la renta (intereses) de títulos de estado a niveles que ya no son financiables. España ya debe pagar el 7% cuando abre un crédito. (Alemania que está evaluada con una Triple A desde luego tiene un interés negativo). Una vez más, es la misma espiral al rebajo como en Grecia y los gobiernos presionados prometen de ahorrar. Pero los programas rígidos, siempre más rigorosos arruinan la economia, disminuyen las entradas fiscales y aumentan aún más las deudas: un verdadero círculo vicioso.

Como ya en la "Crisis asiática"de 1997/98 las agencias de rating bajan progresivamente la evaluación de los estados de una cierta región económica. De esta manera, los propietarios de las agencias ganan grandes patrimonios. Moody's e Standard&Poor's pertenecen quizás al más grande operador en el negocio de intercambio de títulos de estado: "Pimco", asociada del grupo Allianz. Otros propietarios son hedge fund como Capital World y el banco de inversión Goldman Sachs. Todos transforman los títulos de estado en derivados, o sea, apeustas. Y no debemos olvidarnos de Blackrock, un hedge fund que se define el "más grande gestor de patrimonios del mundo". Este fundo se especializa, además, en la adquisición y desplumadura de grandes grupos industriales. Con todas las medidas de ahorro impuestas por el rating, Blackrock puede apropiarse de las empresas con dificultades como si fueran frutus maduros.

Agencias de rating como jueces del mundo
Ahora ya S&P, Moody's y Fitch sono jueces universalmente reconocidos. Sin sus juicios, para empresas, municipalidades y hasta para los estados es casi imposible obtener un crédito. En muchos países, pero también en instituciones supranacionales, el rating es parte integrante de leyes, decretos y estatutos. Pueden ser una condición necesaria para concursos o petidos de dinero. Las agencias toman una actitud como si fueran un supergobierno. Cuando por ejemplo en noviembre 2011 Austria estaba insertando el equilibrio presupuestario en su propia constitución, Moody's envió un comentario en el cual la agencia pedía una mayor dureza si Austria quería mantener la Triple A. Las reducciones tenían que aplicarse sobre todo a las pensiones puesto que Austria era uno de los países que más gastaban por el sistema de jubilación. Moody's esperaba que la oposición también aprovara la modificación constitucional. Regularmente en concomitancia con cada paquete de reducciones aplicados en Grecia, España e Italia, las agencias piden despidos en la administración pública, más trabajo provisional, ocupaciones con salarios bajos, disminución de los subsidios de desempleo, reducción de salarios y pensiones, venta de propiedades públicas etc. Y no hablamos de una hipótesis: la amenaza de una reducción del rating se realiza inmediatamente. Entonces, los países interesados tienen que pagar intereses superiores para sus títulos de estado – ¡nada más que un chantaje!

Las agencias de rating representan la punta de diamante de una cultura empresarial que rechaza todas las responsabilidades, odia a los sindicatos y sólo entreve la máxima ganancia. Los tres líderes de mercado tienen una renta promedia de sueño, más del 40%. La calidad de sus relaciones está a menudo muy discutible. Durante la caída del 2007/2008, hasta el último momento las agencias han asignado la Triple A a los factores que desataron esta crisis, o sea los créditos inmobilarios titulizados. Hasta hoy todas las causas contra de ellos han fallado. En sus estatutos, las agencias definen sus acciones como expresión libre de una opinión, y esto fue confirmado por los tribunales. ¡Es una burla! También el jefe del Eurogrupo Jean Claude Juncker definió estas agencias como "acceleradores de incendios"particularmente efectivos que pueden destruir grandes empresas y estados.
   
Facebook Image
   

Supporter