Contribution  

Donate using PayPal
Amount:
   
¡Comprar el documental aqui!
QRQ es
   
   
Seite 1 spanish
En 2009 las regiones alemanas Hamburg y Schleswig-Holstein salvan el banco HSH-Nord con un pago de 4 millares de millones y una garantía de 10 millares de millones de euro. En seguida, los políticos responsables renuncian a sus mandados en el consejo de administración y así también al control de lo que el banco puede hacer con estos 3.5 millares de millones. Tienen que cerrar por lo menos 30 instituciones para el sustén de niños y jovenes. ¡Y esto para ahorrar una suma que es solamente el 0,025 por ciento de lo que fue arreglado antes al banco con la ambición de llegar a ser un Global Player! ¿Por qué en este caso son tan generosos y en cambio tan parsimoniosos cuando se habla de personas, de nuestro futuro, de nuestros hijos y jóvenes? Lo importante es que los mercados tengan alivio.

Se dice en continuación que los mercados están irritados, nerviosos o decepcionados. Los mercados financieros parecen ser una entidad particular que tiene que ser alegrada. Pero ¿quién o qué es esta entidad tan voraz?

¿Qué tiene que ver con nosotros comunes contribuyentes? ¿Debemos soportarla como una fuerza de la naturaleza o hay manera de amaestrarla?

La película empieza con impresiones sobre la descomposición de nuestra sociedad. De un lado los políticos que juegan a ser escamoteadores con paraguas de salvataje de millares de millones: de otro lado, aun en el centro de Europa encontramos siempre a más personas con salarios de hambre. Se están efectuando salvamentos, pero la salvación no se ve ni en el horizonte.

Luego la película da un paso atrás: el 2008 es el comienzo palpable de toda esta incestitumbre. Es la primera vez que se actua un salvamento por centenes de millares de millones. En todos los países del mundo occidental se dan grandes sumas a bancos en desbaratamiento y esto fuera de todos los controles parlamentarios. La democracia está suspendida. Ahora nos preguntamos: ¿Cómo fue posible tal catástrofe? ¿Cómo funcionan estos mercados que caen perjudicando siempre a los más débiles de la sociedad?


Créditos infinitos
La explicación empieza en manera muy sencilla: hasta el comienzo de los años 80 del siglo pasado, cada banco tenía que mantener caución por todos los créditos acordados – por un crédito de 100.00 dólares, por ejemplo, se necesitaban depósitos de 12.000 dólares. Esto limitaba la concesión de créditos y la creación de deudas. Luego empezó la era de la desreglamentación: tres elementos sobre todo hicieron de los bancos las máquinas de concesiones de créditos infinitos, sin las cuales el poder de hoy día de los mercados financieros no sería imaginable:

Credit kl1. Seguros. Ahora ese crédito de 100.000 dólares puede ser asegurado. De esta manera es considerado garantizado. Así que con el mismo depósito el banco puede conceder un nuevo crédito. Éste también será asegurado. La concesión de créditos puede ser repetida infinitamente. Los bancos operaron con la "palanca 52" lo que significa que con 12.000 dólares han prestado 624.00 de éstos. Ya esto aumentó desmesuradamente el volumen de crédito.
 
2. Titulización. El segundo elemento abre nuevas posibilidades. Antes, los bancos tenían una liquidez limitada hasta que el crédito no fuera devuelto, lo que limitaba la posibilidad de conceder nuevos. Ahora venden los créditos ya concedidos y pueden otorgar otros con los ingresos de la venta. Éstos también pueden ser vendidos inmediatamente. Si los bancos continuan con la "palanca 52" con la misma caución de los 12.000 dólares, el crédito inicial de 100.000 dólares creció a más de 32 millones (52 x 100.000$ = 624.000$ x 52). El banco, de todas formas, no vende los síngulos créditos: Se titulizan por una sociedad conectada al banco que se encuentra en un paraíso fiscal como Delaware, USA, o las Islas Cayman. Esta sociedad con un capital mínimo une los créditos en un paquete y los transforma en títulos. Éstos mismos se aseguran y son certificados por una agencia de rating. El espectador ya intuye que aquí nació el círculo vicioso de una compraventa infinita.

 
Derivate3. Los seguros se transforman en apuestas: derivados financieros.
 
Regresamos a los seguros que hicieron posible la multiplicación de créditos de los bancos. Estos seguros llamados "derivados" también se vuelven títulos tratables. En realidad, no hacen nada más que asegurar los créditos titulizados contra el riesgo de pérdida; el seguro garantiza el valor del título asegurado aun si los créditos no son devueltos. Cuando se acaba el suguro, los derivados nivelan las pérdidas. En caso de pérdidas minores, los derivados dan ganancias. Hasta aquí todo bien. Pero los derivados son convenientes sobre todo para apostar y no sólo para los créditos que no se devuelven: la verdad es que se aposta por todo.

Un operador apuesta por la caída de los títulos de estado españoles. Luego vende paquetes de derivados (seguros) de estos títulos. Pero no posee lo que está vendiendo. Esto funciona puesto que debe facilitarlos solamente al vencimiento del contracto del seguro, o sea cuando se paga o se cobra. Con estas apodadas "ventas sin efectos" normalmente el precio de los derivados baja (cuando la oferta aumenta, el precio disminuye). Pongamos que el operador haya comprado derivados por 10 millares de millones de euro; cuando finalmente tiene que comprar en serio para facilitar lo que ya había vendido, el paquete vale sólo 9 millares de millones de euro. Compró por 10 millares de millones pero gastó sólo 9; por lo tanto, tuvo una ganancia de 1 millar de millones. Si contrariamente el operador apuesta por los precios en subida compra derivados – para quedar en el ejemplo de arriba –por 10 millares de millones de euro. También esta vez no necesita de su dinero pues se paga o se cobra sólo al vencimiento. En consecuencia de la diminución de la oferta y de la "conducta del grey" el valor de los derivados adquiridos sube a los 11 millares de millones. Aun esta vez gana 1 millar de millones.

Puesto que el vencimiento del registro está siempre en un futuro lejano, estos derivados no entran en los balances y pueden ser usados perfectamente para ocultar pérdidas o ganancias. Se negocian fuera de las bolsas; por lo tanto, se sustraen a cualquier transparencia y reglamentación. En los intercambios de hoy en euro, ya al 97 por ciento de flujos de dinero son derivados. Sólo el 3 por ciento es un intercambio real de moneda. ("Los derivados son armas de distrucción de masa", Warren Buffert, tercer hombre más rico del mundo)


Estalla la bola de créditos crecidos desmesuradamenteBlase platzt
Ni siquiera el 10 por ciento de todos los flujos monetarios son intercambios con la economía real, o sea la producción y la puesta a disposición de bienes y servicios. El sobrante 90 por ciento se refiere a intercambios bancarios donde el dinero sirve para generar más dinero. De esta manera todos – ejércitos de avocados, revisores, banqueros de inversión, aseguradores, etc. – ganan magníficamente sin producir absolutamente nada.
Pero los seguros que persiguen siempre la mejor renta no constituyeron reservas. Y las agencias de rating no habían examinado los papeles. Puesto que el negocio andaba maravillosamente en los Estados Unidos, fueron concedidos siempre más créditos, cuya restitución estaba puesta en duda ya al principio. De esta manera los créditos titulizados se volvieron retazos de papel sin algún valor. Cuando en 2007 siempre más créditos inmobilarios estadounidenses entraron en quiebra estalló la bola de los créditos crecidos desmesuradamente. Bancos y seguros millonarios se encontraron de repente enfrente de la realidad de la nada.


EingefdeltCómo se prepara el rescate de los bancos
Ahora la película se pregunta: ¿en serio era necesario que en semptiembre 2008 el contribuyente salviera este juego muy arriesgado? Lastimosamente, ni un gobierno se preocupó de esto. En esos tiempos, Henry Paulson, jefe del banco de inversión Goldman Sachs, era el ministro de la Hacienda Pública de los Estados Unidos. En Alemania, el jefe de la Deutsche Bank Josef Ackermann se encontraba en las mesas de trabajo gobiernamentales. En Gran Bretaña, el mismo exjefe del gobierno Tony Blair es propietario de un banco de inversión. En cualquier parte se liberan los accionistas de la responsabilidad por sus instituciones financieros en bancarrota. Sólo los contribuyentes pagan las consecuencias de estos negocios arriesgados y esto aun en esos casos (como con la Hypo-Real-Estate-HRE) donde existía un acuerdo de responsabilidad. Hasta el 28 de septiembre 2008, la casa madre era responsable de la HRE. El ministro alemán de la Hacienda Pública esperó el vencimiento de esta responsabilidad y el 29 de septiembre 2008 anunció el salvataje de la Hypo-Real-Estate que hasta ese momento había costado al contribuyente 22 millares de millones de euro. Además,¡ los ciudadanos llevan el riesgo de la pérdida parcial o total de 241 millares de millones de euro de así llamados valores tóxicos! ¿Quién eligió al señor Steinbrück? – ¿los accionistas que él salvó de sus responsabilidades o los contribuyentes de los cuales exige todos los riesgos y sacrificios millonarios?


Los que rescatan se empobrecen – los rescatados triunfan
De esta manera los bancos quebrados en el mundo recibieron centenares de millares de millones y los estados tuvieron que pagar el mismo monto. Con las ayudas aumentaban las deudas también. De ese momento, los bancos de inversión salvadas Retter verarmendirectamente o indirectamente Goldman Sachs , Barclays, Loyds, BNP Paribas, Société Génerale y la Deutsche Bank son ahora consideradas como "sobresalientes para el sistema" y exigen ser salvadas en todos los casos. No pueden en ningún caso entrar en bancarrota. Por esta razón reciben por las agencias de rating un resultado más alto de 4 o 5 puntos y obtienen créditos más económicos. En los Estados Unidos este sistema se llama "Sustén social para gatos gordos". En Inglaterra estos bancos "sobresalientes para el sistema" tienen cada año una ganancia mayor de 100 millares de millones de libras esterlinas. Este pequeño grupo de bancos de inversión controla más del 90 porciento de todos los intercambios con derivados de créditos. Detrás de ellos, como propietarios y socios comerciales hay los grandes hedge fund del mundo que en los paraíses fiscales y con un capital neto mínimo dominan el mundo de las apuestas financieras. Una vez adquirido el poder, empiezan a apostar contra los estados que con sus salvamento se habían peligrosamente endeudados. Aquí empieza un nuevo capítulo de la película puesto que ¡a partir de este momento se empiezan a salvar los países!


Cómo Grecia llegó al euroGriechenlandEuro
Los espectadores de la película llegan a Grecia. Ven como la gente mira maravillada los títulos de la prensa alemana: "¿Por qué nostros tenemos que salvar a estos griegos perezosos?"; "Grecia – su culpa". El país habría hecho lo posible para entrar al euro y no quiere hacer reformas.

La película muestra la historia real: en 1999 a Grecia no se prometió de entrar a la zona euro puesto que tenía deudas demasiadas altas. Para sobrepasar este obstáculo tal Loukas Papadimos, gobernador del Banco central griego, organizó un "acto de fuerza". Los bancos Goldman Sachs, JP Morgan y la United Bank of Switzerland dieron créditos millonarios al país que pero no aparecían en los presupuestos estatales: entradas futuras provenientes del peaje de autopistas y de las tasas aeroportuarias fueron "intercambiadas" con estos créditos. Con la ayuda de la estructura de Goldman Sachs, que desde el 2002 estuvo dirigida por el actual jefe del Banco Central Europeo Mario Draghi, se transfirieron otras deudas a través de una sociedad londinense de la cual existía únicamente una dirección postal, la Titlos.php, como créditos de largo vencimiento al banco central griego. De esta forma Papadimos logró como por magía a reducir la deuda pública griega. Y con la alabanza de los bancos, el país logró entrar a Eurolandia. Claramente esto fue un engaño, pero "el embrollón" llegó a ser vicepresidente de la BCE. Todos sabían del monto real de la deuda pública griega. Ya en 2003 Eurostat documentó en manera muy detallada los engaños ispirados y utilizados por Goldman Sachs. Esto fue confirmado también por el jefe del Eurogrupo Jean-Claude Juncker: Sólo no se quería pertubar los buenos negocios de Alemania y Francia en Grecia.


SchwindlerDe estafador a Primer Ministro
Esto ya nos sorprende. Pero 12 años más tarde encontramos al mismo "embrollón" Papadimos como Primer Ministro y salvador de Grecia. Ya en los primeros meses de 2011 el país se encuentra en una situación desesperada: los mandamientos asociados al primer paquete de ayudas dejaron sus consecuencias: el consumo de alimentos bajó del 39% y las inversiones del 50%; las farmacias dan medicamentos sólo si pagados en efectivo y las recetas no son aceptadas pues las cajas mutuales ya no pueden pagar. Los hospitales están cerca del colapso. En ese momento, el Presidente de la República Papandreu anuncia un referendum sobre "el segundo paquete de ayudas". La Troika compuesta por Unión Europea (UE), Banco Central Europeo (Bce) y Fundo Monetario Internacional (Fmi) creía que esto era una riesgo demasiado grande. Papandreu está forzado a dimitir y Papademos, que mientras tanto había americanizado su nombre, lo remplazó. Él, presentado como "técnico", juró con la mano derecha sobre la Biblia fuera del Parlamento y sin la presencia de parlamentares. El arzobispo ortodoxo de Atenas Hieronymos, cuya iglesia no pagaba impuestos, cantaba el Kyrie Eleison (Señor, ten piedad). El señor Papademos todavía tenía una incumbencia delicada: la deuda pública griega seguía ser un gran riesgo para las empresas financieras internacionales. Pero desde ya mucho tiempo los "mercados" daban por seguro la bancarrota griega. Llegados a este punto, pero, los bancos que tenían una gran cantidad de deudas griegas muy provechosas (con un interés superior del 6 por ciento) empiezan a preocuparse. Una caída podría transformarlas en papel de desecho. No obstante esto, el señor Papademos tranquilizó los bancos y cuando dimite de su puesto, el riesgo de las deudas griegas ya no estaban a cargo de los bancos - ¡ahora está a nuestro cargo! Las deudas de más de 240 millares de millones se trasladaron al contribuyente europeo. Cada hora que pasa, este monto aumenta de 10 millones de euro. ¿Nos han preguntado si estábamos de acuerdo? Como recompensa, estos "paquetes de salvataje" millonarios para Grecia dejaron a los griegos ricos aún más ricos y evitaron a los hedge fund y a los bancos pérdidas importantes. Las "ayudas" millonarias se transformaron en patrimonios privados y el país se dirigió al abismo económico. El paragua de salvataje llevó consigo hambre, desempleo para un joven cada dos. Ahora, los griegos pueden votar y salir del euro.

Pirómanos como bomberos
La gestión de los "paquetes de ayuda" griegos fue asignada por el Fundo de ayudas europeos a la Wilmington Trust. La casa central de la empresa se encuentra en el paríso fiscal USA Delaware y las asociadas en los paraísos fiscales más importantes del mundo. "El encargado de los paquetes de salvataje" avisa a sus accionistas que el programa podría fallar y que podría valer la pena apostar por la quiebra de Grecia. ¿Los salvadores organizan una quiebra? Y no sólo esto: En la sucursal londinense de Wilmington Trust también la Titlos.php tiene su propia casilla postal que había hecho posible el "traspaso contable" de la deuda pública griega. Los dos directores de Wilmington Trust también trabajan por la Titlos.php que con el engaño había llevado a Grecia al euro. Los salvadores son entonces los culpables.

En los enredos realizados para dejar entrar a Grecia y el sucesivo salvataje, en primer lugar nunca ha habido el bienestar de la población griega y su salvamento. Los responsables, que sean Papadimos o Papademos, Schröder o Merkel, se preocuparon principalmente siempre y sólo del bienestar de aquellos que de esta tragedia se aprovecharon más: los bancos que operan allá. La población griega y el contribuyente europeo quedaban en segundo lugar. Sistemáticamente, a ellos se le cargaron con riesgos millonarios.


RatingUna nueva señal de caza – el papel de las agencias de rating
Luego la película nos lleva a Italia y a España donde los espectadores aprenderán más acerca de las agencias de rating. Hablamos de grupos privados que dan un valor a la confiabilidad de estados y empresas. Las tres más importantes – Moody's, Standard&Poor's y Fitch – dirigen la intensificación de la crisis de duedas. Apuestas apoyadas por las agencias de rating empujan la renta (intereses) de títulos de estado a niveles que ya no son financiables. España ya debe pagar el 7% cuando abre un crédito. (Alemania que está evaluada con una Triple A desde luego tiene un interés negativo). Una vez más, es la misma espiral al rebajo como en Grecia y los gobiernos presionados prometen de ahorrar. Pero los programas rígidos, siempre más rigorosos arruinan la economia, disminuyen las entradas fiscales y aumentan aún más las deudas: un verdadero círculo vicioso.

Como ya en la "Crisis asiática"de 1997/98 las agencias de rating bajan progresivamente la evaluación de los estados de una cierta región económica. De esta manera, los propietarios de las agencias ganan grandes patrimonios. Moody's e Standard&Poor's pertenecen quizás al más grande operador en el negocio de intercambio de títulos de estado: "Pimco", asociada del grupo Allianz. Otros propietarios son hedge fund como Capital World y el banco de inversión Goldman Sachs. Todos transforman los títulos de estado en derivados, o sea, apeustas. Y no debemos olvidarnos de Blackrock, un hedge fund que se define el "más grande gestor de patrimonios del mundo". Este fundo se especializa, además, en la adquisición y desplumadura de grandes grupos industriales. Con todas las medidas de ahorro impuestas por el rating, Blackrock puede apropiarse de las empresas con dificultades como si fueran frutus maduros.

Agencias de rating como jueces del mundo
Ahora ya S&P, Moody's y Fitch sono jueces universalmente reconocidos. Sin sus juicios, para empresas, municipalidades y hasta para los estados es casi imposible obtener un crédito. En muchos países, pero también en instituciones supranacionales, el rating es parte integrante de leyes, decretos y estatutos. Pueden ser una condición necesaria para concursos o petidos de dinero. Las agencias toman una actitud como si fueran un supergobierno. Cuando por ejemplo en noviembre 2011 Austria estaba insertando el equilibrio presupuestario en su propia constitución, Moody's envió un comentario en el cual la agencia pedía una mayor dureza si Austria quería mantener la Triple A. Las reducciones tenían que aplicarse sobre todo a las pensiones puesto que Austria era uno de los países que más gastaban por el sistema de jubilación. Moody's esperaba que la oposición también aprovara la modificación constitucional. Regularmente en concomitancia con cada paquete de reducciones aplicados en Grecia, España e Italia, las agencias piden despidos en la administración pública, más trabajo provisional, ocupaciones con salarios bajos, disminución de los subsidios de desempleo, reducción de salarios y pensiones, venta de propiedades públicas etc. Y no hablamos de una hipótesis: la amenaza de una reducción del rating se realiza inmediatamente. Entonces, los países interesados tienen que pagar intereses superiores para sus títulos de estado – ¡nada más que un chantaje!

Las agencias de rating representan la punta de diamante de una cultura empresarial que rechaza todas las responsabilidades, odia a los sindicatos y sólo entreve la máxima ganancia. Los tres líderes de mercado tienen una renta promedia de sueño, más del 40%. La calidad de sus relaciones está a menudo muy discutible. Durante la caída del 2007/2008, hasta el último momento las agencias han asignado la Triple A a los factores que desataron esta crisis, o sea los créditos inmobilarios titulizados. Hasta hoy todas las causas contra de ellos han fallado. En sus estatutos, las agencias definen sus acciones como expresión libre de una opinión, y esto fue confirmado por los tribunales. ¡Es una burla! También el jefe del Eurogrupo Jean Claude Juncker definió estas agencias como "acceleradores de incendios"particularmente efectivos que pueden destruir grandes empresas y estados.

 
SteuerMenos entradas tributarias llevan a la constitución de deudas
Ahora la pelícua se pregunta: "¿qué sentido tiene ahorrar en la crisis? Los mercados aconsejan a países como España de actuar una política de ahorro muy rígida. Esto llevó a un aumento considerable del desempleo y salarios más bajos para los trabajadores. La disminución del poder adquisitivo causó una caída de la producción industrial del 35%, y así también el pago de impuestos. No obstante esto, el paragua protectivo de la UE obliga a los países de ahorrar aún más. Para todos los países, esto significaría caer siempre más en la trampa de las deudas.

Pero ya desde los años 80 la excesiva constitución de deudas tiene otras razones, o sea entradas fiscales minores. Empezó con Ronald Reagan y su Ministro de Hacienda Pública, entonces jefe del banco de inversión Merrill Lynch, Donald Regan. Ellos lograron dar ventajas a las empresas estadounidenses en la competencia global. Estas empresas podían cubrir pérdidas en el exterior con ganancias internas y casi no pagaban impuestos. El primer Ministro de Gran Bretaña Margaret Thatcher añadió también otras ventajas para los superricos – de esta manera el dique se rompió. Un país tras otro se adecuó para evitar que los superricos se fueran a los paraíses fiscales que así se crearon. La consecuencia fue que los estados perdieron sus mayores fuentes de entrada y tuvieron que endeudarse. Esto es muy interesante para los así llamados "multiplicadores de créditos".

Sumisos a los mercados
No hay casi algún político en una posición de responsabilidad que tenga el coraje de desagradar a estos mercados. Desde años están acostumbrados a creer que su país se encuentra bien sólo cuando ofrece condiciones óptimales a los ricos y a los potentes. Es más o menos increíble ver las genuflexiones y las ofertas poco limpias que los alcaldes hacen cuando un cualquier empresario, hasta uno poco creíble, promite de invertir no en una ciudad cercana, sino en la suya. Esta es la competencia al rebajo siempre presente entre países, regiones y ciudades cuando se habla de impuestos, obligaciones ambientales y más. La irresponsabilidad se integra con el miedo. De esta forma, al inicio de julio 2012, el Ministro de la Hacienda español Cristobal Montoro, el señor de la "carnicería social", declaró de temer que il país fuera dominado "por los señores con vestidos obscuros", o sea por la Troika que se conoce por las vicesitudes griegas.


La crisis del euro forjada
Ahora el espectador se encuentra en Alemania. Aquí mucha gente está orgullosa de que su país es considerado un ejemplo desde el punto de vista económico. No obstante, están irritados porque este "modelo" se odia siempre más. Esta aversión no tiene que maravillar, dice Heiner Flassback, jefe economista de la conferencia ONU para el comercio y el desarrollo (UNCTAD). La competencia a la rebaja hecha por Alemania a servicio de los mercados sería una de las causas principales de la actual "crisis del euro".EZB kl
Alemania se abrió a los mercados financieros selvajes más o menos 10 años después de los Estados Unidos y Gran Bretaña (por ejemplo permitiendo el intercambio de los derivados). Pero el país se sumitió aún más a los mercados respecto a los otros. Bajo el mismo gobierno rojo-verde hubo inmediatas e importantes reducciones sociales asociados con la debilitación de los sindicados. Esto permitió a la industria alemana de rebajar parcialmente los gastos del trabajo por unidad de producto o por lo menos de mantenerlos invariados con una enorme ventaja competitiva respecto a los otros países de la zona euro, los cuales, como Francia habían introducido la semana laboral de 35 horas y afectado menos las conquistas sociales. Tal competencia obliga a la acción: él que quiere resistir tiene que reducir los estándares sociales, no obstante esto, no logra hacerlo.
Cada diferencia respecto a la fuerza económica de una moneda única, da una fuerza enorme a los hedge fund y a los bancos de inversión con sus apuestas. Alemania llegó a tasas de interés negativas mientras que España tiene que pagar el 7% o quizás más. Pero los países en los márgenes de insolvencia pagan intereses que crecen siempre más no sólo para los títulos de estado: también para los bancos privados y sus clientes, los créditos en España, Portugal, Irlanda y Grecia cuestan mucho más que en Alemania. De esta forma se creó un sistema de factores competitivos siempre más desigual que sigue sólo una dirección: los países económicamente fuertes tienen condiciones siempre mejores y los débiles, siempre peores. Esto ya no es soportable y rompe el límite de la moneda única. La industria y los bancos alemanos parecen ser los grandes ganadores de la crisis. Pero el 42% de las exportaciones alemanas va a la zona euro. Con una caída del euro, Alemania sería el más perjudicado. Los reales ganadores son solamente los mercados financieros que tienen el poder de influir en la política de la UE.


Administradores de bancos como políticos: el gobierno Sachs
Ahora nos encontramos en Bruselas, centro del poder europeo. Aquí se estableció el banco de inversión global Goldman Sachs. Por la cuarta vez colocó el comisario UE de la competencia. Peter Sutherland, en ese tiempo el más joven comisario UE, era Presidente de Goldman Sachs International. Siguieron Leon Brittan, Karel Van Miert e Mario Monti, hoy Primer Ministro en Italia, todos altos funcionarios de Goldman Sachs. Mario Monti Peter Sutherland und Karel van Miert - die Goldman Sachs BandeEl jefe de la BCE Mario Draghi fue vicepresidente de Goldman Sachs con Sutherland. También Petros Christodoulou, brazo derecho del vicepresidente de la BCE Lucas Papademos, viene de Goldman Sachs. Con este banco fundó la "Titlos.php". En Washington la Comisión Europea y sus órganos se les llaman "Sachs Governement".


FallschirmFondos de rescate fuera de control democrático
Durante su función de Jefe de Gobierno, Mario Monti pidió la reducción de controles de los Parlamentos en Europa para afrontar mejor la crisis financiera. En realidad, el instrumento de los paraguas protectivos, ya no tiene nada que ver con la democracia. El Consejo de gobierno y el directorio del nuevo mecanismo de estabilidad europea no fueron elegidos y no están sumetidos a nadie. Sus documentos sobre el origen y utilizo de los 700 millares de millones de euro del dinero de los contribuyentes son "inviolables", o sea secretos. Los miembros del organismo gozan de la inmunidad y no pueden ser llevados delante de un tribunal.

Riesgos de responsabilidad enormes
Gracias a los paraguas protectivos, en Europa también las pensiones están en riesgo. Sólo los alemanes ya responden de más de mil millares de millones de euro de deudas de los países de Eurolandia en crisis. Los grandes bancos de inversión y los hedge fund apuestan por la quiebra del euro, por la bancarrota de Grecia que arrastrará consigo a España, Portugal y en fin también a Italia. No tiene que ser ésta la única posibilidad, pero tampoco se excluye que esto pueda pasar antes de lo que hoy podemos imaginar. Si se llega a este punto, los alemanes tendrán que pagar los mil millares de millones de euro en deudas. ¿Cómo pagaran esta suma? ¿Bajarán a cero por tres años los balances federales y mientras tanto cierrarán los ferrocarriles, autopistas, universidades, colegios y también las fuerzas armadas? Mucha gente ve este peligro. Pero siempre se afirma categóricamente: "no hay alternativas a la política de los paraguas protectivos".


Plakat1Alternativas a los fondos de rescate
Los economistas mismos y los expertos del Fundo Monetario Internacional más conservadores, critican radicalmente esta política. Con el escudo protectivo de hoy, por ejemplo, sólo el 20% de los títulos de estado "protectos" pertenecen a los bancos europeos. El 80% pertenece a los más ricos inversionistas del mundo - ¿por qué los ciudadanos europeos deberían salvar a los más ricos de los ricos? Los economistas también proponen de permitir a países como Grecia la insolvencia y una reducción de las deudas. En Argentina, gracias a esta misma medida, hubo un restablecimiento económico fenomenal.

Claramente, las insolvencias pondrían en dificultad los bancos. Pero en lugar de un salvamento global de los bancos por parte de los contribuyentes , los expertos proponen que sean por lo más los accionistas de los bancos a contribuir con sus capitales. Los bancos de la UE tienen un capital propio de 1.000 millares de millones. Sólo si esto no fuera suficiente, el estado contribuiría – no con una ayuda a cero costo, sino con la adquisición de acciones y derecho de cogestión. Aun en el caso del peor escenarios posible, es decir la insolvencia de Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia y el salvamento de todos los bancos, ¡el contribuyente alemán tendrá que contribuir con sólo 19 millares de millones de euro!

La realización de esta alternativa es sólo una cuestión de intereses personales, afirma el economista neoliberal prof.Hans-Werner Sinn. Está claro que todos los bancos y seguros están lógicamente de acuerdo con la política de los paraguas protectivos. Ellos quiseran que el contribuyente salviera sus depósitos en los países en crisis. Según Sinn quisieran también evitar que el país volviera a ser su copropietario. Peró, para el contribuyente, esta alternativa sería infinitamente más conveniente.

Good Bank en lugar de Bad Bank
No tendría sentido, pero, salvar todos los bancos con estos 19 millares de millones. Según los premios Nobel de la economía Joseph E.Stiglitz y Willem Buiter y también economistas como George Soros, el estado debería llevar a una "insolvencia ordenada" los mismos bancos "sobresalientes para el sistema". Debería adquirir sólo los "títulos buenos" asociados con la economía real y los ahorros depositados. Con estos títulos y la red de las filiales, el estado podría fundar "Good Banks". Para los dependientes y clientes de las antiguos bancos cambiaría inicialmente sólo la denominación y la dirigencia. Según Stiglitz y Soros, la "Good bank" podría cumplir con las mayores tareas del sistema bancario. Los antiguos bancos al contrario tendrían a su cargo sólo la basura financiera. La cuenta sería pagada por los accionistas y por aquellos que ponen a disposición de los bancos capitales fuera de los normales depósitos, es decir, los especuladores mismos que ahora se salvan con il dinero de los contribuyentes.


RooseveltUna reglamentación es necesaria y posible
Finalmente la película muestra que estas alternativas no sólo se basan en cálculos confiables:éstas ya se actuaron con gran éxito. Hasta 1933, por apróximadamente 100 años ya había habido un poder aparentemente inviolable del capital financiero con una crisis cada 7 años más o menos. Parecía a una ley de la naturaleza. Pero, poco después de la crisis económica mundial del 1929, el Presidente estadounidense Franklin D.Roosvelt empezó a reglamentar los mercados financieros. Con el así llamado Glass-Steagal-Act los institutos financieros no pudieron hacer nada más que escoger: ser un banco de negocios rígidamente reglamentado que se concentra en la protección de los depósitos y en los préstamos a la economia real; o tomar la dirección del comercio de los títulos, pero en este caso, sólo contando con sus capitales y los de los accionistas. Se vietó el intercambio de los derivados. Más tarde ningún banco podía absorber competidores de otro estado federal. Ningún instituto financiero podía volverse en "sobresaliente para el sistema". Wall Street se enojó mucho y presagió enormes catástrofes. Pero esta ley tuvo valor por más de 60 años y regaló a los Estados Unidos y al mundo muchos decenes de una situación económica relativamente estable.
 
No habrá un segundo Roosevelt
En 2008 regresamos a la situación de 1929. A partir de 1980, por tres veces Presidentes de los Estados Unidos asignaron el Ministerio de la Hacienda Pública a los administradores delegados de los bancos de inversión Goldamn Sachs y Merrill Lynch, que eliminaron también los últimos residuos del Glass-Steagel-Act desencadenando las bestias feroces del comercio con derivados y títulos de estado.

Hoy, lastimosamente, no se ve a otro Roosevelt en el horizonte. Hoy, los políticos para ver un cambio necesitan de las gritas de los iluminados, la presión de masa de los ciudadanos. El jefe del más grande reaseguro del mundo, la Münchner Re, Nikolaus von Bomhard, pide el desmantelamiento de los bancos "sobresalientes para el sistema" y una reglamentación del mercado financiero. El grande economista estadounidense Nouriel Rubini se pregunta qué se ha mejorado con la liberarización del comercio de derivados, con la abolición de todos las limitaciones para los hedge fund y bancos de inversión y con la introducción de los privilegios fiscales para los grandes grupos industriales y los ricos. ¿Cuándo empezaremos a limitar estos mercados?

En los tiempos de un mercado financiero dominante, la democracia tiene una posibilidad sólo si los ciudadanos empezarán a reconocer su interés en el interno de este "juego millonario" y leer las estructuras y los mecanismos principales del capital financiero. "Quién rescata a quién" será un instrumento.
   
Facebook Image
   

Supporter