Contribution  

Donate using PayPal
Amount:
   
Buy the documentary here!
WSW en
   
   

El rescate bancario, la crisis financiera, ¿hemos conseguido dejarlos atrás? ¡En absoluto! La semana pasada Mario Draghi, anteriormente Vicepresidente de Goldman Sachs International y en la actualidad Presidente del Banco Central Europeo (BCE), anunció un gigantesco nuevo Programa de Rescate Bancario: el BCE pretende comprar a los bancos europeos los títulos de deuda financiera vinculada a préstamos (ABS), que de otra forma serían imposibles de vender, por un valor total de entre 500.000 y 685.000 millones de euros. En otras palabras, los contribuyentes vamos a regalar a los bancos el equivalente a tres veces el Presupuestos General del Estado de 2015. La cantidad que van a recibir los bancos cubriría todos los gastos del Estado durante tres años, es decir, España podría renunciar a cobrar impuestos durante ese tiempo.

Crédito ilimitado con capital propio mínimo

El origen de esta situación está en el problema originado durante la última crisis con los préstamos ABS. Los llamados derivados ABS no entraron en circulación hasta el año 2000. Su función es asegurar créditos. Antes de que estos derivados existieran, los bancos tenían que esperar a que un crédito fuera pagado en su totalidad antes de poder otorgar un nuevo crédito. Con los derivados ABS es posible asegurar los créditos nuevos inmediatamente, con lo que el banco puede otorgar más y más créditos, que serían también asegurados de inmediato. De esta forma los bancos pudieron otorgar en la práctica créditos de manera ilimitada partiendo de un capital propio mínimo. Draghi está intentando volver a las condiciones que posibilitaron la explosión de créditos entre los años 2000 y 2007/8, y de paso ayudar a los bancos a quitarse de encima 684.000 millones de euros en derivados ABS imposibles de vender. Por estas razones Draghi ha encargado a la Hedge Fond más grande del mundo, Blackrock, el desarrollo de un concepto que ayude a recuperar la confianza en los títulos de crédito. Como era de esperar, la solución propuesta por la Hedge Fond es la que mejor le viene a los bancos: ¡los contribuyentes tenemos que cargar con los derivados que, de otra forma, sería imposible vender!

Después de las elecciones europeas, el susto causado por los resultados considerablemente altos de los partidos de la derecha y de los nacionalistas se hizo presente en los medios de comunicación, aunque solo por un instante muy breve. A pesar de que la victoria de los partidos nutriéndose de prejuicios nacionalistas y racistas en Francia (Front National), Inglaterra (Ukip) y Dinamarca (Partido Popular Danés) ya es razón suficiente para justificar un ambiente de alarma en la Unión Europea.

Los nacionalistas sacan provecho de la antipatía contra la UE y el euro

La moneda única ha forzado a muchos de los supuestos "países de la periferia de la UE" a adoptar una actitud defensiva. Ante la industria de exportación alemana, incluso un país como Francia corre este peligro. En el pasado, estos países tenían la posibilidad de devaluar su moneda. Entonces, el precio de los productos de importación alemanes subía mientras que los productos propios del país en comparación resultaban más económicos. Desde la introducción del euro, esto ya no es posible. Nos encontramos con este argumento en muchas de las entrevistas para la película "¿Quién rescata a quién?" y no lo utilizan solamente nacionalistas. Por todas partes es un problema el derrumbamiento de industrias locales bajo la presión de la competencia. La brecha entre ricos y pobres en Europa está abriéndose a pasos agigantados. A ello se añade la política de austeridad devastadora prescrita por el gobierno alemán. En este contexto, las consignas de los nacionalistas encuentran suelo fértil. La xenofobia y el rechazo de la moneda única van mano a mano y son respuestas fáciles.

¿Qué pueden oponer los demócratas a este desastre?

Es decir la gente que esperaba una convivencia pacífica de diferentes naciones y culturas dentro de una Europa unida. ¿Qué podemos contestar frente a esto? ¿Lo del euro, quizás no es para tanto?

3.7.2013: „Los ciudadanos ponen de rodillas a la EU“ era el título con el que el conservador diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung anunciaba el éxito de „right2water“, el primer referendum convocado en la Unión Europea. Más de 1.6 millones de ciudadanas y ciudadanos de 11 países se pronunciaron, a través de su firma, contra la obligación de privatizar el abastecimiento de agua potable en los municipios. De esta forma la EU renuncia a seguir en el caso del agua el consejo del Comisario de Mercado Interior y Servicios Barnier sobre la Directiva sobre Concesiones. Nos encontramos ante un éxito de la democracia digno de ser señalado dentro de una Unión Europa que por lo general escucha sobre todo a las grandes empresas.

Nosotros, y todos lo que hemos trabajado para que esto sea posible, estamos especialmente orgullosos de que nuestra película desde abajo „Water Makes Money“ se haya mostrado tantas veces, y haya así contribuído a esta victoria frente a las multinacionales del agua. Esto nos anima y da confianza en la capacidad que tenemos los pequeños cuando nos unimos frente a los grandes poderosos.

Aún así, la democracia está en peligro

Acabamos de regresar de Grecia y nos traemos la impresión de haber estado en un país en el que la democracia se ha convertido en palabrería vacía.

   
Facebook Image
   

Supporter